martes, 31 de diciembre de 2013

Un Nuevo Mundo, No un Año Nuevo



Todos escuchamos eso de ojala que el año nuevo me traiga muchas cosas buenas; el próximo año será mi año; gracias a todos  por darme un buen año... Y bla bla bla bla.
Puras palabras vacías. Todos los años son iguales, nada cambia, las semanas siguen siendo de siete días y los años de doce meses. Nada cambia. Lo que cambia sos vos.
No podemos pedir que sea un buen año, si seguimos haciendo las mismas cosas siempre; cuando no cambiamos nada en nuestra forma de vivir.
A lo mejor un día, nos unimos todos, y podemos armar un mundo mejor. Respetarnos, querernos. Un cambio. Nadie puede pedir que todo se acabe, si uno mismo no es capas de cambiar. No es que juzgue a nadie, pero encerio, nadie cree en esos saludos, o etiquetas a todos los amigos, solo para decir feliz nuevo año.
No hay necesidad de ser falso. El cambio lo hace uno. Los años son solo números, inventos del hombre para mantenerse registrado en un cierto tiempo.
Hay que liberarnos, ser más uno mismo dejar de copiar modas absurdas y tratar de ser más autentico.
Si nos mentimos a nosotros mismo, no podemos pedir nada mejor para el mundo.
El mundo seguirá igual, guerras, odios, peleas, pecados. Cada año o es mejor o peor.
Pero, si nada cambia, ¿Cómo podemos pedir cambios, si uno mismo no lo provoca?
Nada. Solo una opinión. Una opinión de una persona cansada de escuchar o leer las mismas palabras año tras año.
Ayudemos. Cambiemos. Solo con hacer eso. Podemos decir, tal año fue mejor que tal año.
Que tus buenos deseos no solo sean para tu familia y amigos, sino para la gente que te odia, la gente que no soporta verte, porque si te atacan por todo, menos por tu personalidad, significa que tus defectos no existen.
Ya lo dijo Oscar Wilde " Somos nuestro propio demonio, y hacemos de este mundo, nuestro propio infierno"
Solo un consejo, cambiemos, pensemos. Los años son los mismo. El cambio esta en vos, no en el otro.
Así que la próxima vez que desees un año nuevo, solo piensa en esto. En estas palabras.


Autor: Anibal R. Núñez. Todos los derechos reservados © 2013