lunes, 13 de enero de 2014

20 Días


Este es el ante-último capítulo de la historia... Mañana les estaré publicando el final de la misma.. ¿Cómo terminara?


CAPÍTULO 13:



Día diecinueve: La Verdad.



Sus amigos estaban todos juntos en el monumento del colegio. Ellos llegaron juntos y todos empezaron a murmurar. Todos se miraron como si fuese una guerra sin pacto de tregua. Flor se sentó con él en las escalinatas principales. Su madre llegó y bajo del auto. Llego al portón y miro a traves de sus lentes de sol a su hijo y a su novia maldita. Entró y se juntó con los demás. Salieron afuera y se dirigieron a la plaza.

Alejandro: Donde crees que se van – le pregunta Ale a Flor.
Florencia: No sé, no me importa – se arregla el cabello.
Alejandro: Que pasa…?
Florencia: Que pasa – replica – que pasa?, lo que pasa es que tuve que decir algo que me va a condenar.
Alejandro: No te enojes.
Florencia: Me enojo porque todos saben lo que pasó y que nosotros fuimos los culpables.
Alejandro: Sí, pero…
Florencia: Nada, Alejandro, nada- dice ella – cállate, no quiero hablar.
Alejandro: Porque te enojas conmigo, vos SOS la de las ideas, no yo.
Florencia: Pero vos las cumplís.
Alejandro: Sí, pero vos…
Florencia: Nadie te obliga, okey – interrumpe ella.
Alejandro: Que te pasa?
Florencia: De nuevo – ella se pone de pie – esa pregunta ya da asco, tus amigos te dejaron, ves no hay amistad, y yo no te quiero, solo quería saber si eras capaz de todo.
Alejandro: Un engaño? – dice él.
Florencia: Sí, eso, un engaño – se cruza los brazos.
Alejandro: SOS una…
Florencia: Shhh, no digas nada, ya has hecho los trabajos – ella se arregla el pelo otra vez.
Alejandro: Fue tu culpa no mía – él se pone de pie.
Florencia: En todo caso es de los dos.
Alejandro: Por qué Flor, por qué?
Florencia: Porque quiero, y eso me gusta. Soy así, nací así – dice – me gusta mantener manejado a los hombres…
Alejandro: Pero tienes 17 años recién.
Florencia: Y vos 13 – replica – eso no importa, mi vida siempre fue un desastre – se acerca mucho a él y dice – odio la vida – y se marcha.
Alejandro: Y, ahora… a dónde vas?.
Florencia: A seguir a tus amigos, esos nenes boludos – grita.
Alejandro: No puedo creer – se susurra – espérame – grita y se van juntos.

Todos estaban a cuadras de llegar a la plaza. Sus amigos detuvieron a Flor.
Alejandro: Que hacen? – dice Ale.
Ingrid: Vos ni ella van con nosotros – exclama Ingrid.
Alejandro: Vos no mandas – replica Ale.
Ingrid: Y que me vas a matar? – Ingrid quiere empezar una pelea.
Antonio: Amigos, ya, okey – interrumpe Antonio – Ale, por favor, ándate y vos Flor también.
Florencia: A mí no me mandas nenito – dice Flor con cara de asco para con Antonio.
Romina: Enserio, nena ándate – dice Romina.
Florencia: Bueno me voy – Flor se da media vuelta y desaparece en la cuadra.
Alberto: Y vos Ale, también – pide Alberto.
Alejadro: Okey– y se va.

La verdad salió a la luz. Nadie quiere a nadie. Ahora todos desconfían. La policía no hace nada porque son menores. Pero no se puede creer que un hijo mate a su padre y a dos chicos, por hacer caso a una mujer que no es nada todavía. 

Alejandro llegó a la escuela de nuevo. Miro y miro y recordó las escenas. Flor se paró en la otra vereda. Sacó un cuchillo de su cartera e hizo una señal de corte de garganta. Ale no entendió. Pero lo que ella decía era que se iba a matar. Ya que al día siguiente, en las noticias apareció su rostro y la frase suicidio debajo. 

Autor: Anibal R. Núñez. Todos los derechos reservados © 2013-2014